Si aún no sabes lo que es SEO, vas tarde. A estas alturas de la película, no sólo deberías de saber lo que significa, sino como utilizarlo a tu favor. Aunque lo más probable es que ya sepas lo que significa el acrónimo SEO y tal vez has llegado hasta aquí con la esperanza de optimizar alguna página web y promocionarla aprendiendo algo nuevo. Tanto si eres de los primeros como de los segundos vienes buscando algo y no te irás de vacío.

 

¿Qué es SEO? Una definición pura y dura.

No nos engañemos, probablemente sepas perfectamente que SEO son las siglas de Search Engine Optimization, que en un perfecto español pueden traducirse por optimización para motores de búsqueda. Ampliando y profundizando en este lenguaje tan rico como el español diremos por tanto que el SEO son una serie de técnicas o buenas practicas para optimizar una página web o contenido, con la finalidad de que sea encontrado desde los buscadores de internet como Google, Bing o Yahoo.

Pero eso es tal vez profundizar demasiado, como dicen muchos profesionales del SEO mejor nos quedamos con esta otra definición: SEO es llevar tráfico de los buscadores a tus páginas web.

Hasta aquí bien, pero, ¿cómo llevamos ese tráfico hacia nuestras páginas web?

Aquí es donde nos fijamos en la O de optimización. No nos queda más remedio, hay que optimizar, optimizar y optimizar. Y ahora viene la siguiente pregunta.

 

¿Qué optimizamos?

Todo. Hay que optimizarlo todo. Ya no vale con repetir una serie de palabras clave muchas veces a lo largo del contenido, o crear miles de enlaces externos hacia tus páginas. Hoy en día se escriben y suben millones de contenidos a internet cada día. Si en verdad piensas que no tendrás que optimizarlo todo o que será una tarea rápida estás muy equivocado. Sobresalir y ser uno de los peces más grandes del océano lleva su tiempo y esfuerzo.

Hay que optimizar contenido, imágenes, diseño, enlaces, descripciones… En definitiva, mucho trabajo. ¿Merecerá la pena dedicar tanto esfuerzo? La respuesta es sí.

 

¿Porqué optimizar?

La gran mayoría de las interacciones en internet comienzan utilizando un buscador, y hablar de un buscador es hablar de Google.

En Google se realizan al día unos 3 billones de búsquedas. El pastel se reparte cada segundo y tu no te querrás quedar sin tu trozo.

El problema es que más del 60% del pastel se lo llevan aquellos que aparecen entre los 5 primeros resultados de búsqueda, y de ese 60% alrededor del 40% de los clicks se los queda el que aparece primero.

Esto quiere decir que, o estás en la primera página de los resultado de búsqueda de Google o no existes. Y aún así querrás aparecer el primero para llevarte el trozo de pastel más grande.

Si quieres vender, que la gente lea lo que escribes, darte a conocer, mostrar algo… tienes que optimizar. Y para optimizar tienes que saber como funcionan los buscadores como Google.

 

¿Cómo funciona Google?

Google lleva décadas rastreando la red de redes, indexando y clasificando todo lo que encuentra en ella. Obtiene información de cada página web que haya en internet y la guarda es sus bases de datos.

Para obtener toda la información de las páginas web, Google ha creado unos algoritmos de rastreo a los que llaman arañas. Las arañas de Google van rastreando página a página todas las webs que se encuentran en el camino y las indexan en sus bases de datos. Las arañas se dirigen de una página web a otra, siguiendo los enlaces internos y externos de cada página.

Cuando un usuario utiliza el buscador de Google, no busca en internet, solo busca en el índice de Google. De hecho la parte oculta de internet es mil veces más grande que lo que tienen indexado en sus bases de datos los buscadores. Y lo que está visible e indexado en internet por los buscadores no son precisamente unos pocos megas.

Google le devuelve al usuario las páginas indexadas que cree que son más relevantes para la búsqueda que ha realizado. Pongamos un ejemplo:

Cuando un usuario pone el el buscador de Google: “altura máxima jirafa”. Google busca entre todas las páginas que tiene indexadas, y en este caso obtiene miles de páginas que hablan sobre las palabras que ha introducido el usuario en el buscador.

 

Entonces, ¿cómo decide Google que resultados mostrar y cómo ordenarlos?

Google utiliza un algoritmo propio de clasificación basado en más de 200 variables como por ejemplo, el número de veces que aparecen las palabras de búsqueda en las páginas, si aparecen en el título o en el contenido, si el sitio es de alta o baja calidad, el número de enlaces externos…

Este algoritmo fue creado por Larry Page y Sergey Brin los fundadores de Google y se sigue actualizando a día de hoy.

La fórmula básica se basa en lo que denominan PageRank. Pero ya te decimos que hoy en día la relevancia de una página no sólo se basa en su PageRank, sino que se le añaden otros 200 parámetros más.
Aún así sería raro no explicar lo que es el PageRank si quieres explicar como funciona Google.

 

¿Qué es el PageRank?

El PageRank fundamentalmente es un algoritmo que calcula la relevancia de una página según el número de enlaces externos que recibe de otras páginas y la dirigen a ella.

Una vez que Google decide la importancia de una página para una búsqueda concreta, devuelve los resultados de búsqueda ordenados en tan solo medio segundo.

Las búsquedas mostrarán un título, una pequeña descripción, la url de cada resultado y posiblemente un pequeño fragmento del sitio que dependiendo de la optimización y la relevancia de la página podrá ser un fragmento pequeño o no tan pequeño.

Tener optimizados estos pequeños bloques de información será muy importante, ya que hará que los usuarios hagan click en tu página antes que en las páginas de la competencia.

Obviamente Google guarda muy bien cuales son estos más de 200 factores que hacen que unas páginas se muestren por delante de otras para determinadas búsquedas. Su algoritmo está bajo llave y bien resguardado, no obstante hay algunos factores que se saben y han podido ser verificados a lo largo de la historia del SEO.

Muchos de los factores los podrás optimizar desde tu página, otros desgraciadamente serán externos. Llamaremos a estas optimizaciones SEO On-Page y SEO Off-Page.

 

SEO On-Page: Optimiza toda tu web

Como mínimo tendrías que realizar una optimización On-Page. No hay excusa. Si quieres aparecer entre los primeros resultados pero no tienes bien optimizados los parámetros que valora Google dentro de tu propia página web, no lo vas a conseguir.

Tendremos que optimizar contenido, títulos, descripciones, encabezados, arquitectura web… y aún así, aunque los optimices si tu competencia ha trabajado mucho el SEO Off-Page, no llegarás. Pero esto lo explicaremos luego.

Para optimizar los parámetros On-Page podemos empezar por los siguientes:

 

El contenido

El contenido tiene que hablar y responder directamente a lo que el usuario busca en internet. El usuario se sentirá feliz al encontrar respuesta a lo que está buscando en internet. Esto le dará relevancia a la página y aparecerás en los primeros resultados. Si por el contrario el contenido es pobre y no responde adecuadamente a lo que el usuario busca acabarás por desaparecer.

Google hace un gran esfuerzo por mostrar al usuario unos resultados de búsqueda relevantes. Google mostrará antes lo que creerá que será más útil para la búsqueda realizada por el usuario.

Esto quiere decir que principalmente tendrás que producir un contenido excelente. Ni largo, ni corto, ni plagado de palabras clave. Simplemente céntrate en que sea interesante para el usuario, que cumpla con todo lo que espera y no le queden más preguntas por hacer. Tendrás que proporcionar un contenido de calidad.

Esto significa que tendrás que convertirte en un excelente copywriter, generar títulos atractivos, mostrar contenido especializado y mantener al usuario enfocado en el contenido. Si se va a consultar otro sitio, algo no estás haciendo bien.

Este contenido habrá que llenarlo de las palabras que utilizan los usuarios para buscar en Google, pero con cuidado, tampoco hay que pasarse; con naturalidad.

A las palabras que utilizan los usuarios en los buscadores le llamaremos palabras clave.

 

Añade palabras clave

Si quieres que tu contenido esté relacionado con un tipo de búsqueda concreta, como mínimo tendrás que introducir esas palabras en tu producción. Al menos para que Google las encuentre ahí y te empiece a valorar positivamente cuando los usuarios realicen la búsqueda con dichas palabras clave.

Para ello tendrás que hacer una investigación de palabras clave.

Antes de empezar a escribir deberías de realizar dicha investigación, porque es muy probable que decidas una palabra clave principal para tu artículo y esta palabra clave la pondrás como mínimo en el título de tu artículo y dentro de su contenido.

La investigación de palabras clave puede ser uno de los factores más importantes dentro de tu posicionamiento SEO. Tendrás que aprender a realizar una investigación de palabras clave completa para poder ampliar las palabras clave de tu contenido, relacionar palabras entre sí, comprender como buscan los usuarios en Google…

Esto es debido a que desde 2015 Google no solo se fija en la palabra clave concreta, si no en su semántica. Por lo tanto tendrás que hacer un esfuerzo con los sinónimos y toda la familia semántica de las palabras a posicionar. No repetir una y otra vez la misma palabra clave.

La técnica de repetición de palabras clave está completamente betada. Tan sólo servirá para resentir tus posiciones en los resultados de búsqueda. Con que tu palabra clave esté ubicada en los encabezados y título de página, así como en la url es más que suficiente. El resto de contenido tendrá que ser semántico y más natural.

 

Actualiza el contenido

Otro de los factores importantes en el posicionamiento que valora Google es tener contenido nuevo. Por lo tanto tendrás que escribir contenido nuevo de forma frecuente.

Para enviarle señales a Google de que tu página está en constante movimiento podrás hacer dos cosas fundamentalmente. Escribir nuevos artículos o actualizar contenidos antiguos.

Para ello es fundamental mantener al día un blog. Tener un blog dentro de tu página web te ofrecerá la posibilidad de escribir artículos relacionados con tu empresa, servicios, productos o temática de tu página y enviarle a Google las señales de actualización que tanto valora.

 

Los rich snippets

Otro de los factores relacionados con el contenido que valora Google en la actualidad es poder extraer de tus artículos respuestas directas a lo que los usuarios buscan.

Google obtendrá de tu contenido el fragmento necesario para mostrarlo en su buscador sin necesidad de que tengan que hacer click en tu página.

Esto hará que tu página posicione correctamente y esté posiblemente entre las primeras, pero habrá que utilizarlo con cuidado.

Si por ejemplo tu objetivo es que los usuarios lean tu artículo para poder monetizarlo mediante anuncios en tu página, querrás que hagan click y por lo tanto ofrecer una respuesta rápida y completa mediante rich snippets no te será de gran ayuda. Sin embargo es un elemento de posicionamiento muy positivo a tener en cuenta. Habrá que encontrar el equilibrio.

 

Las imágenes

Acompaña tu contenido con imágenes. Imágenes que sean realmente relativas al contenido y no olvides etiquetarlas con su atributo alt.

Google ya interpreta imágenes como podemos ver desde la API Vision de Google Cloud Platform, aún no sabemos como afecta esto al posicionamiento directo pero no sería de extrañar que algo afecte en un futuro.

No obstante, ponle las cosas fáciles a Google. Etiqueta tus imágenes, rellena su atributo alt y dile a Google que es. Esto si se ha demostrado que afecta a tu posicionamiento SEO directo.

 

Interlinking: La arquitectura web

De nada serviría tener un contenido valioso, si los usuarios no pueden encontrarlo dentro de tu web y lo escondes en las profundidades tras 4 clicks hasta llegar a él.

El interlinking o enlazado interno es fundamental para tener un correcto reparto del linkjuice a aquellas páginas que consideres más importantes. Facilitar a las arañas de Google la navegación hasta las páginas obviamente favorecerá el posicionamiento gracias al aprovechamiento del presupuesto de rastreo.

Aquellas páginas que reciban más enlaces serán más relevantes. Si lo pensamos fríamente tiene su lógica.

 

Primero el móvil y después lo demás

Primero no fue ni el huevo ni la gallina, si no el móvil.

Optimiza la página para móviles. No hay excusa. Optimiza la página para que se vea desde dispositivos móviles o muere. Eso es todo.

Me parece algo tan básico que no le dedicaré más tiempo.

Si alguien necesita una optimización y no sabe como hacerla que nos consulte.

 

Optimiza la velocidad de carga. Rápido, rápido.

Las páginas no deben de hacer esperar al usuario. Si tu página carga más rápido que la competencia tienes mucho que ganar.

Google quiere por encima de muchas cosas que su buscador sea el más usado y de buena sensación a los usuarios. Una de las peores sensaciones al navegar por internet es la esperar delante de una página que no terminar de cargar. Está por lo tanto claro; no te posicionarás por delante de tu competencia con una velocidad de carga pésima.

 

SEO Off-Page: Encuentra amigos

Desgraciadamente no todo lo podrás conseguir tu sólo optimizando variables en tu página. También tendrás que hacer que tu web se relacione con el resto del mundo y aquí es donde viene la búsqueda de amigos. Y hablar de amigos en SEO es hablar de enlaces.

 

El que tiene un enlace tiene un tesoro

Ya se ha discutido mucho sobre los backlinks, a día de hoy ya se sabe que los backlinks no lo son todo, pero desgraciadamente aún siguen teniendo su peso. Te harán falta enlaces externos para poder posicionarte, sobre todo si tu competencia los tiene.

Según el nicho de mercado en el que te encuentres y la competencia que tengas tendrás que definir muy bien tu estrategia de linkbuilding y no te servirá con cualquier enlace, tendrán que ser enlaces de calidad.

Los enlaces desde sitios relevantes con textos de anclaje naturales pero bien definidos te harán avanzar en los resultados de las SERPs.

Una buena estrategia de linkbaiting te hará conseguir enlaces de forma natural. Estos enlaces son los que queremos todos. El mejor enlace es el que ni se pide, ni se compra.

A día de hoy hay muchas plataformas que permiten y facilitan generar enlaces externos hacia tu web con el mínimo esfuerzo posible pero que te dejan la cartera vacía. Utilizar estas plataformas correctamente es una responsabilidad y son de gran ayuda para el posicionamiento de tu web. Pero si las utilizas de la forma incorrecta podrán suponer todo lo contrario y verás como tu página caerá en los resultados de búsqueda.

 

El posicionamiento SEO ya no es optativo

Por todo esto que hemos descrito aquí podemos concluir que el posicionamiento SEO ya no es algo que dejar para después. Se ha convertido en una de las tareas prioritarias a realizar para poder estar al pié del cañón y no perderse en las últimas páginas.

Toda empresa que se precie querrá estar entre los primeros resultados de Google y esto ha día de hoy se gana a pulso. El posicionamiento web ha venido para quedarse y se ha hecho un gran hueco entre todas aquellas disciplinas del marketing digital.

Cualquier campaña de marketing online que quiera ser efectiva tendrá entre sus líneas acciones de posicionamiento SEO que llevar a cabo.

Al fin y al cabo ¿quién no quiere aparecer primero en Google?

 

 

 

 

Leave a comment